Los Efectos Psicológicos del Herpes Genital

En este articulo hablaré de 3 temas que considero importante en la vida de cualquier persona que ha contraido el virus de herpes genital HSV-2, estos temas son: los mitos y verdades del herpes genital, las 5 etapas emocionales por las que pasarás, que hacer y por último algunas recomendaciones sobre que NO hacer y que SI hacer cuando se es portador del virus del herpes genital.

Espero que esta información sea de mucho valor para ti y te ayude a educarte más sobre esta enfermedad.

Aceptación y Adaptación al Virus del Herpes Genital

Lamentablemente, en la mayor parte de la sociedad, exuste un estigma asociado al virus del herpes. Y, por razones desconocidas, es la enfermedad de transmisión sexual (ETS) por elección dentro de la cultura popular cuando se pretende poner en ridículo o vergüenza a alguien. Las bromas sobre el herpes o sobre las personas que tienen el virus aparecen regularmente en películas, televisión, radio y en Internet.

Por lo tanto, es comprensible que muchas personas con herpes, sobre todo poco tiempo después de haber sido diagnosticadas, sienten vergüenza y miedo decirle a alguien que lo tienen. Otros se sienten culpables y llenos de sentimiento de culpa pensando “Yo mismo me lo busqué”. Algunas personas sienten que están siendo castigadas por Dios por su actividad sexual. Y otro tanto cae en depresión y sufren de baja autoestima, preguntándose si alguien va a querer salir con ellos o tener relaciones sexuales con ellos de nuevo.

Estas son emociones intensas que crean una gran cantidad de estrés en las personas. Así que ¿Por qué “contraer el virus” causa tales trastornos emocionales? Quizás ayudaría primero en eliminar algunos de los mitos más populares que rodean herpes:

Mito # 1 – El herpes es un virus muy contagioso. “Voy a Contagiar a Todo Mundo!”

Falso. No se puede transmitir o contraer el virus del herpes a través del aire que se respira , o por contacto casual en los asientos del inodoro , sillas y lugares de contacto similares ya sea en el trabajo o el hogar. Sólo se puede contraer herpes por el contacto de piel a piel en el área infectada. El herpes no se considera un virus fácilmente contraible como el resfriado común.

Mito # 2- El herpes es raro. ” ¿Por qué soy el único que lo tiene?”

Eso es falso. El 70-80 % de las personas experimentan herpes oral ( herpes labial ) a la edad de diez años de edad. La mayoría adquieren el virus cuando se es un bebé o un niño pequeño y reciben un beso de un adulto que lleva consigo el virus del herpes oral. El herpes genital afecta a aproximadamente al 25 % de los estadounidenses y de acuerdo a la OMS existen 500 millones de personas infectadas en el mundo, de los cuales muchos de ellos aun no lo sabem. Esto significa que 1 de cada 4 personas que lo tienen, con un total superior a los 50 millones de personas portadores del virus del herpes genital en Estados Unidos solamente. No estas solo.

Mito # 3 – El herpes es el resultado directo de una promiscua actividad sexual. “Debo acostarme con muchas personas”

Rotundamente Falso. A pesar de que ser sexualmente promiscuo conlleva a un mayor riesgo de adquirir cualquier enfermedad de transmisión sexual , sólo puede coger tan fácilmente herpes de un socio a largo plazo o en una relación monógama que pueda de una aventura de una noche. De nuevo , 1 de cada 4 personas en Estados Unidos tienen herpes y muchos no son conscientes de que lo hagan, o que pueden diseminar el virus incluso cuando no tienen ampollas . El virus también puede permanecer latente ( u oculta ) durante años . Por lo tanto , muy a menudo las personas no saben que la tienen hasta que lo pasen a una pareja.

Además, dado que el 70-80 % de las personas tienen herpes oral , ( que puede transmitirse a los genitales durante el sexo oral ) , un individuo podría coger el tipo oral en el área genital , sin saberlo, dentro de una relación de cualquier duración . Usted no tiene que ser ” fácil” de contraer el virus.

Mito # 4 – El herpes es tan peligrosamente contagiosa que tener un bebé sería demasiado arriesgado. “Nunca podré tener un bebé “

Esto es falso. Las mujeres que tienen herpes genital antes de quedar embarazadas tienen un riesgo muy bajo de transmitir el virus a sus bebés . Menos del 0,1 % de los bebés nacidos cada año en los Estados Unidos contraen herpes neonatal. Los fetos se encuentran en mayor riesgo si la madre tiene su primer brote de herpes genital en la etapa final de su embarazo. En todos los casos en que la madre o bien tiene herpes genital o se desarrolla durante el embarazo , es esencial decirlo a tu médico o partera para que se tomen todas las precauciones necesarias . Estas pueden incluir medicamentos antivirales y, posiblemente, un parto por cesárea.

Estos 4 mitos de los que te he hablado suelen causar estrés excesivo y preocupación en las personas que contraen el virus. No obstante puede serte útil conocer algunas de las principales verdades sobre el virus del herpes que suelen no ser de mucho agrado:

Verdad # 1 – El herpes es para siempre

Esto es cierto y puede llegar a ser algo difícil a veces de aceptar. En este momento no hay cura para el herpes, ya que el virus permanece para toda la vida en las células nerviosas al lado de la médula espinal en la base de la pelvis. El saber que se tiene un tipo de enfermedad que no desaparece totalmente y que puede reaparecer en cualquier momento resulta ser algo molesto y estresante.

Verdad # 2- Voy a tener que cambiar mi vida sexual

Esto es verdad. Cuando se tienen brotes, se recomienda abstenerse de cualquier actividad sexual. E incluso cuando no tienes ampollas, podrías estar incubando el virus. Por lo tanto, para evitar la transmisión del herpes a tu pareja durante la actividad sexual, pueden ser necesarias algunas precauciones adicionales tales como la medicina antiviral diaria, condones, protectores dentales, e incluso los guantes de protección.

Verdad # 3 – No hay garantía de que no voy a transmitir el herpes a mi pareja

Esto es verdad. Aunque puedes ser muy cuidadoso, nada es mejor que la abstinencia total y cualquier contacto de piel a piel para prevenir la posible propagación del virus. Este hecho puede crear culpa, miedo y preocupación en las personas con el virus. El riesgo de transmitir la infección dentro de una relación es de aproximadamente 4% por año, y este riesgo se ha demostrado haberse reducido significativamente mediante la combinación de la ingesta de medicación antiviral y el uso de preservativos.

Verdad # 4 – Los brotes de herpes son dolorosos

Esto es verdad. A pesar de que la tolerancia al dolor es diferente de persona a persona, los brotes de herpes pueden llegar a ser dolorosos. Pueden incluir ampollas dolorosas, comezón y dolores punzantes en el área genital, así como ardor o dolor al orinar y bultos en la ingle. Los brotes iniciales también pueden incluir síntomas de fiebre y dolor similares a los de la gripe.

Verdad # 5 – Las ampollas del herpes va a volver una y otra vez

Aunque hay personas que sólo tienen un brote en su vida, en general es cierto que los brotes ocurrirán de vez en cuando. Las infecciones de herpes genital se caracterizan por las recurrencias, generalmente de 4 a 5 durante el primer año. Sin embargo, tanto el número de recurrencias y la gravedad de los síntomas tienden a disminuir con el paso del tiempo.

Estas son algunas verdades que dejan mucho que pensar y llegan a perturbar a algunos. Además, las personas con el virus a menudo se enfurecen por la respuestas de sus amigos, familiares o profesionales médicos que les dicen: “Usted debe ser feliz, tan sólo es Herpes” (dando entender que podría ser un escenario más desolandor, como tener SIDA, cáncer u otras enfermedades potencialmente terminales). Si bien esto es cierto, no es a menudo una línea de razonamiento muy útil pata la persona que acaba de tener su primer doloroso brote de herpes.

Así que en lugar de tener “sólo un pequeño virus”, las personas con infecciones por herpes genital se enfrentan a una enfermedad crónica que puede ser dolorosa, llevar un estigma social, y afectar hasta sus vidas físicas y emocionales, incluyendo su identidad sexual. No es de extrañar que la gente suela reaccionar con emociones fuertes ante el Herpes.

Más adelante hablaré sobre estas emociones, a continuación he esbozado una serie de etapas y pensamientos comunes asociado a cada una de las etapas por las que una persona generalmente pasa a partir de que se produce el primer brote de herpes. Estas etapas son muy similares al proceso de duelo por una muerte u otra pérdida:

Las 5 Etapas Emocionales del Herpes Genital

Etapa # 1: La Negación– Hacer caso omiso de los síntomas y/o negar que podría ser herpes: “Es un grano, es una erupción , es la tiña inguinal , es una alergia, no es nada.”

Incluso después de hacerse el diagnóstico, las personas pueden permanecer en la negación. “Esto no me está pasando. ” o, “Esto no va a poner un freno a mi vida sexual!”

Etapa # 2: Ira – Los sentimientos de ira, de rabia, o vengativos hacia la persona que se lo transmitió, a sí mismo, a Dios o su Ser Superior:
” Eso me % $ % ! ¡imbécil! Quiero venganza! ” – “¿Por qué tuve que dormir con él? Soy una idiota!” – “¿Por qué estoy siendo castigado?! ¡La vida es tan injusta!”

Etapa # 3: Negociación – Otra forma de negación, es tratar de hacer una oferta o promesa con Dios o Ser Superior o usted mismo:
“Dios, si se puede hacer que estas ampollas no sean herpes, nunca voy a a volver a tener sexo de nuevo … o voy a dejar de beber … o voy a ir a la iglesia cada semana, o …..”

Etapa # 4: Depresión – El sentirse triste, sin esperanza, y/o indefenso, y que tiene una baja autoestima, a veces es acompañada por un cambio en la alimentación, el sueño, el ejercicio, el trabajo y los hábitos sociales:
“La vida apesta. No valgo nada. Soy una mala persona. Estoy siendo castigado por mi comportamiento sexual. El dolor nunca desaparecerá. Nadie va a querer estar de nuevo conmigo en una relación sexual ¿Cuál es el punto de estar saliendo?”

Etapa # 5: Los sentimientos de aceptación, de calma y estar en paz. Estar sencillamente feliz y con esperanza en el futuro, y la reanudación normal de la alimentación, el sueño, el ejercicio, el trabajo y los hábitos sociales:

“Contraje un virus. Puede ser una molestia, y es algo que necesito aprender a gestionar y tener en cuenta, pero estoy bien. Soy una buena persona. No me culpo a mí mismo y no estoy siendo castigado por Dios ni por nadie. Voy a tener cuidado, cuidaré mejor de mí mismo, disminuiré los niveles de estrés, y veré la vida con una actitud positiva. Hay muchas personas con herpes por ahí. Puedo conocer a alguien que ya lo tiene. O hay un montón de personas que puedan entender y aceptar que tengo esto. No tiene que ser motivo de ruptura en una cita un relación a largo plazo”

Mientras que cada persona se lamenta de las pérdidas asociadas con el herpes de forma diferente, la mayoría de la gente va a pasar por todas estas etapas, aunque no necesariamente en este orden, a menudo saltando hacia atrás y hacia adelante entre ellas. Es importante tener en cuenta que no hay un tiempo “normal” para sentir estas emociones. Algunas personas llegan a la fase de aceptación en meses. Para otros, puede tardar un año o más.

Todos los sentimientos asociados con estas etapas son una reacción normal y pasará o disminuirá con el tiempo. Animo a cualquier persona que experimenta estas emociones a hablar con un consejero, amigo, o asistir a un grupo de apoyo del herpes.
Por último, he creado una lista de cosas que te sugiero hacer y no hacer que puede serte útil mientras pasas a través de estos sentimientos hacia la aceptación del virus:

Cosas a las Que Debes Decir NO

NO ignores los síntomas.

Si tiene ampollas en o cerca de los genitales o el dolor genital es inexplicable, por favor, consulta a tu médico. Un cultivo de sangre y un examen viral suele confirmar el diagnóstico de herpes si este se encuentra presente. El hacer caso omiso a los síntomas no va a hacer que desaparezca y puede dar lugar a la propagación del virus innecesariamente a tu pareja.

NO te rindas

No te culpes, juzgues, o criticar a ti mismo, incluyendo el tener pensamiento tales como el merecerte el Herpes o tenerlo como castigo por tu comportamiento sexual. Estas afirmaciones durante la vida no son útiles para manejar el estrés, el cual resulta ser algo esencial para mantener el virus inactivo el mayor tiempo posible.

No hables con amigos o familiares que tengan una tendencia a culparte o de tener un juicio, sobre todo con tu sexualidad. No es necesaria ni te mereces la negatividad

NO ocultes tu diagnóstico con la gente con la que tengas citas o relaciones sexuales

Aunque es cierto que no es necesario decirle a todo el mundo en las etapas tempranas de una cita, se le debe informar sobre el virus antes de tener una relación sexual con ellos. Se aconseja que sea algo sencillo y que la conversación ocurra con la ropa puesta antes de tener cualquier contacto de piel a piel.

Nota especial: ¿Podemos garantizar que la persona no nos vaya a dejar? Por supuesto que no, pero si se trata de alguien que te ayudará a lidiar con un virus tratable como lo es este, ¿Es realmente la persona con la que desea tener como pareja a largo plazo? Es cierto que duele, así como cualquier rechazo en una relación. Pero un día, te sentirás agradecido de haber alcanzado este nivel individual de carácter.

NO revolcarse en la autocompasión

Es normal tener algunos pensamientos del tipo “pobre de mí”. Déjate sentirlos, pero trata de no pensar en ellos. El permanecer en un estado de ánimo negativo generalmente se convierte en una bola de nieve que conlleva a una baja imagen de ti mismo, a la depresión y el aislamiento.

Cosas a las Que Debes Decir SI

Hablar con un consejero o terapeuta acerca de tus sentimientos

Las sesiones son confidenciales y una excelente manera de dar rienda suelta a sus sentimientos y obtener un tipo de retroalimentación. La terapia de grupo es otra manera de expresar tus sentimientos en un ambiente seguro, afirmar tus sentimientos y escuchar testimonios de como otros miembros del grupo desafiaron sus creencias negativas.

Habla con amigos cercanos o familiares que sean dignos de tu confianza y apoyo para ti

El uso de un sistema de apoyo resulta ser algo muy importante en este momento. Los amigos y familiares pueden escuchar y dar amor, validación y esperanza.

Intenta salir con grupos de apoyo de Herpes o salir con algún grupo social

Te encontrarás con muchas personas con quienes puedas relacionarte por lo que está pasando. También puedes hacer nuevos amigos o incluso encontrar a alguien con quien salir. Es solo eso, salir y hacer algo de vida social.

Edúcate acerca del herpes

El conocimiento es poder. El aprender respecto a los hechos sobre el herpes, así como las medidas para reducir al mínimo la transmisión a un compañero te ayudará a sentirse más en control. Te recomiendo encarecidamente la lectura de cada uno de los artículos en este sitio Web para darle la información que necesites para ayudarte a controlar la enfermedad.

Presta atención a los aspectos básicos para tener una buena salud física

Trata de comer una dieta balanceada, dormir lo suficiente, y hacer algo de ejercicio. Y evitar el tabaco, drogas recreativas o el abuso de medicamentos y beber en exceso.

Encuentra Formas de Manejar Mejor el Estrés en tu Vida

Aunque el estrés es una parte de la vida de todos, hay muchas maneras de disminuir el impacto del mismo cambiando la forma en que reaccionas ante él. Además de la terapia y grupos de apoyo, las técnicas de control de estrés pueden incluir respiración profunda, meditación, llevar un diario, yoga, técnicas de relajación, biofeedback, o trabajo espiritual. Ningún enfoque es el adecuado para todos, así que te animo a explorar la gran cantidad de libros, CDs, DVDs y talleres disponibles sobre el tema.

También puede tomar medidas concretas para eliminar ciertos factores estresantes. A menudo, el simple hecho de aprender a decir “No” a los compromisos puede disminuir significativamente el estrés en tu vida. El tomar medidas para resolver situaciones preocupantes, ya sea en el lugar de trabajo, el tener un conflicto en una relación o problemas financieros, puede ayudarte a disminuir tu nivel de estrés.

Reír

El mantener un activo sentido del humor. Ver películas divertidas, asitir a ver una comedia, leer un libro o una historieta favorita, o pasar un rato divertido con un amigo o familiar. Lo que te haga reír, hazlo! Los beneficios probados de la risa incluyen el reducir el estrés, aliviar el dolor, mejorar tu sistema inmunológico y desarrollar una visión más saludable en la vida.

Cuídate a ti mismo

Haz algo bueno por ti mismo. Disfrutar una cucharada de su helado favorito. Cómprate algunas perlas para el baño. Ve una película edificante. Tomate un largo paseo por el parque. Lo que te haga feliz, hazlo por favor! ¡Lo vales!

Vive Agradecido

Piensa en todas las cosas por las que te sientes agradecido en la vida. Esto podría ser el tener una buena salud en general, el tener una pareja, el tener el apoyo de tu familia o amigos, el contar con un buen trabajo, tener una mascota que te quiere, vivir en un lugar agradable, o el simple hecho de tener un día soleado. Siempre es útil encontrar algo que sea positivo y bueno en tu vida y ser agradecido por ello.

En resumen, sí, el tener herpes puede ser una molestia, y el tratar con el puede ser muy pesado y molesto a veces. Pero si tienes un buen cuidado sobre ti mismo, y buscas apoyo para ayudarte a trabajar con tus sentimientos, se puede llegar a un punto de aceptación sobre el virus. Con el tiempo, estarás ocupado en vivir tu vida y todos tus miedos y preocupaciones iniciales parecerán estar muy lejos.