¿Que Ocurre en tu Cuerpo Durante un Brote de Herpes?


La mejor forma de entender cómo trabaja el virus del herpes es comprender lo que le pasa a tu cuerpo durante un brote. Cuando no tienes un brote, el virus está en estado latente en tu sistema. Esto no significa que estés curado. Aun tienes el virus. Solo significa que el virus no está activo desencadenando los síntomas en tu cuerpo. Es posible transmitir el virus del herpes a otras personas aun cuando no tengas un brote activo. Recuerda las diferentes etapas del virus del herpes por las que este pasa.

Recuerda que se encuentra en estado latente en tus células nerviosas de tu cuerpo, un diminuto organismo que se alimenta de las células de tu cuerpo, sin embargo nunca muere ni se va de él. También recuerda que algunas personas pueden estar en la etapa “activa” con muy poco o sin mostrar ningún síntoma aparentemente. Puedes no manifestar lesiones que evidencien que el virus está en fase activa con muy pocos o casi nada de síntomas.

¿Porqué es que algunas personas pasan muchos años sin brotes y otras parecen tenerlos frecuentemente? ¿Por qué puede tener el virus del herpes sin tener un brote? Para entender la respuesta a estas preguntas, es necesario entender que ocurre en tu cuerpo durante un brote.

Primero se forman ampollas de HSV1 sobre los labios y dentro de la boca, y poco después se desarrollan en el interior ulceras dolorosas. Seguramente has escuchado hablar de la expresión fuego labial.

Las ampollas se hacen rojas y se inflaman y la lengua puede llegar a desarrollar una cubierta blanca.

Otros síntomas pueden incluir fiebre, dolor muscular, problemas para comer, un sentimiento general de enfermedad, irritabilidad y los ganglios linfáticos del cuello inflamados. Estos son los síntomas que tendrás por las últimas 2 o 3 semanas.

Después de tener el primer brote de herpes el virus puede permanecer “dormido” sin causar ningún síntoma por algún tiempo. Pero el virus puede reactivarse tiempo después, desencadenando una hormigueo y entumecimiento alrededor de la boca, después una ampolla se rompe y forma una costra. El virus tiene a activarse si mismo durante o solo después de algunos tipos de estress que el cuerpo es sometido, tales como frió, una infección, cambios hormonales, periodos menstruales o incluso una extracción dental.

Los síntomas de herpes genital, HSV2 normalmente comienzan con dolor, sensibilidad o picazón en el área genital y también incluyen fiebre y dolor de cabeza. En los hombres primero aparecen las ampollas en el pene. En las mujeres las ampollas aparecen en el área alrededor de la vagina y en el cuello uterino. Primero, las ampollas pueden aparecer en los muslos y las nalgas. Las Ampollas pronto estallan formando úlceras dolorosas que duran de 1 a 3 semanas.

Hay también algunos otros síntomas que pueden aparecer como dolor o una sensación de ardor al orinar; un moco claro en la vagina o la uretra al orinar para el caso de las mujeres; la mucosidad – en el caso de los hombres se da en la punta del pene; y tienden a inflamarse las glándulas alrededor de la ingle.

Al igual que con HSV1, después de un brote inicial de ampollas de herpes genital , HSV2 también permanece latente en los nervios cercanos y puede reactivarse en el futuro. Los síntomas de herpes genital reactivado son similares a los del primer brote, pero son generalmente menos graves. Sin embargo, el virus puede reaccionar de manera diferente en cada persona. Algunas personas tienen brotes más frecuentes que otros y algunos tienen brotes más severos .