Testimonio de Ella Dawson: Tengo Herpes Genital


Siete meses después de que Ella Dawson reveló que había sido diagnosticada con herpes genital,  le viene a la mete un joven en una fiesta del Colegio ofreciéndole un trago de su cerveza. “No te preocupes,” recordó que le decia:. “No tengo herpes o nada que se le parezca”.

Dawson, de 22 años, fue aprendiendo a manejar la vergüenza que le vino de su infección, la cual como muchos ya saben, afecta a uno de cada seis estadounidenses. Ella podía dar testimonio de que la sensación de aislamiento era peor que cualquier brote. Fue por ello que decidió hablar y compartir su historia.

“Es gracioso”, le dije, con la mejor cálida sonrisa que pude mostrar. ” sí, es realmente divertido. Porque en realidad tengo herpes genital.” Su rostro se derrumbó. No porque lo haya golpeado, prácticamente poElla con herpes genitaldía ver las ruedas girando en su cerebro cuando se dio cuenta de que había contado un chiste ignorando que era a expensas de otra persona. El chico comenzó disculparse profundamente.

Dawson, quien se graduó el año pasado de la Universidad de Wesleyan, no se ofendió. El humor a expensas de personas con enfermedades de transmisión sexual impregna la cultura popular, desde el segmento sobre Valtrex en Saturday Night Live hasta Jennifer Lawrence bromeando casualmente acerca del herpes.

Pero Dawson dijo que se sentía empoderada de poder hablar sin rodeos de su aflicción.

«Había vivido en carne propia lo que podría significar el decir un simple “tengo herpes” cuando lo dices sin miedo, sin vergüenza,» escribió. “Porque cuando una persona de verdad, una mujer que sabe y se respeta — el solo decir “tengo herpes”, deja de ser un motivo de estres y se convierte en una realidad para alguien.”

Aproximadamente el 17 por ciento de las personas entre los 14 y 49 años en los Estados Unidos tienen herpes genital causado por la infección del HSV-2, informa el CDC. Hay una enorme disparidad racial, según los datos más recientes del CDC, con más de 40 por ciento de las mujeres negras no hispanas diagnosticadas con la infección, comparada con menos del 20 por ciento de las mujeres blancas no hispanas. El uso del preservativo reduce pero no elimina el riesgo de infección. El contacto piel a piel, incluso cuando no hay llagas presentes, puede propagar el virus.

El herpes, la infección, no es algo nuevo, pero existe un estigma asociado. El “Project Acept”, un grupo de defensa, afirma en su sitio Web: “[Herpes] era sólo un fuego labial en un lugar insólito hasta la década de 1970”.

Culpan a una campaña de marketing antiviral, surgida poco después de la época del amor libre de los Estados Unidos, dijo el Dr. Peter Anthony Leone, director médico de la subdivisión de Control y prevención de VIH/ETS de Carolina del norte.

“El Herpes era visto como un indicador de ser promiscuo, malo o malvado”, dijo. “Pero a menos que estés en una relación mutuamente monógama con alguien que nunca ha tenido relaciones sexuales, usted está en riesgo”.

El estigma lleva consecuencias devastadoras y oculta información sobre el virus. Los pacientes a menudo buscan asesoramiento para manejar la culpa o humillación, y pueden tener sólo uno o dos brotes durante toda su vida. Un estudio en el 2011 en la revista de Psicología de la salud reportó los resultados de varias personas encuestadas con enfermedades de transmisión sexual describían sentimientos como “vale menos como persona.”

Una mujer de 38 años de edad con herpes genital dijo a los investigadores: “me siento avergonzada. Me siento sucia, impura.” Los comentarios en grupos o foros en internet para las personas con enfermedades de transmisión sexual incurables mencionan a veces pensamientos suicidas.

Mientras que es importante practicar sexo seguro, Leona, dijo, es igualmente importante saber que el herpes genital es realmente: una condición de la piel que puede ser administrada con medicinas, lo cual no impide que una persona pueda tener relaciones sexuales de nuevo o comenzar una familia.

“La manera de eliminar el estigma es sacar algo a la luz”, dijo. “Necesitamos un empuje a nivel federal para hablar de sexo en materia de salud y alejarse del modelo de la enfermedad. El sexo debe ser visto como algo que forma parte de ser adulto, algo saludable que puedes hacer y sólo una parte de su tu revisión médica habitual. ”

Los recuerdos de la educación sexual recibida en un principio intensifican la indignidad, Dawson dijo al “the Washington Post”. Recuerda escalofriantes imagenes de síntomas de enfermedades de transmisión sexual y ninguna instrucción sobre cómo hacer frente si se llegasen a presentarse. “Mi experiencia de educación sexual en la secundaria fue algo muy similar a la escena de Mean Girls, cuando el maestro de educación física dice: ‘no tengan sexo porque van a quedar embarazadas y morirán.'”

Dawson, una asistente de medios sociales para Ted.com, dijo que ha recibido decenas de mensajes en Facebook de amigos y extraños. Gente que ha conocido por años, dijo, están llegando a ella ahora con sus propias confesiones de que son portadores de alguna enfermedad de transmisión sexual.

Dawson, que vive en la ciudad de Nueva York, dijo que planea mantener su blog sobre citas con herpes genital, para promover la normalidad frente al estigma del herpes. Ella escribió en su blog recientemente que entrevistó a un ex novio acerca de lo que significaba salir con alguien con la infección. Su respuesta, ella escribió: “no te veo como ‘Ella con herpes,’ sólo te vi como ‘Ella’.”

468x60_Termina_locura