El estrés es la causa número uno de los brotes de Herpes.

Cuando tu cuerpo está estresado, su sistema inmunitario está debilitado y es más susceptibles a enfermedades e infecciones. El virus del herpes es conocido por atacar en estos tiempos de debilidad en su sistema inmunológico.

Muchas personas experimentan brotes de herpes de forma más recurrentes durante tiempos estresantes y a veces cuando se sienten enfermos.

El estrés ha demostrado poder desencadenar brotes de herpes aún más graves y más frecuentes de lo habitual. Se ha demostrado en muchos casos que el estrés realmente puede activar un brote de herpes en una persona en el que el virus había estado en fase latente.

El virus del Herpes tiende a activarse a sí mismo durante o después de algún tipo de estrés en el cuerpo.

Lamentablemente el estrés y herpes van de la mano. Con el fin de disminuir los brotes de herpes necesita aprender a manejar mejor el estrés. Gestionar el estrés puede ayudar a mantener tu herpes bajo control y vivir con menos brotes y con síntomas menos intensos cuando llegan a presentarse.

Existen varias técnicas de relajación y meditación disponibles que se puede practicar para manejar el estrés desencadenante de esta enfermedad. Si puedes incorporarlas a tu estilo de vida podrás cosechar muchos de los beneficios.

Combinado con el descanso suficiente, hacer ejercicio con regularidad, así como comer bien, son todas excelentes formas que te ayudarán a reducir el estrés y fortalecer tu sistema inmunológico.